Saltar al contenido

Anillos para el pene

Los accesorios de moda no son sólo para chicas ni son sólo bolsos y relojes, existen unos accesorios que te harán vibrar: los anillos para el pene.

Estos anillos son muy simples, constan de un aro hecho de materiales flexibles como la silicona que se coloca en la base del pene o en los testículos (o ambas cosas) y los hay con vibración y sin ella.

Los que vibran incorporan una bala vibradora que emite impulsos al pene y a las zonas que este roce.

Los simples en cambio están diseñados para dar placer al contacto con sus estrías y ondulaciones.

No sólo son de un aro, pueden ser dobles e incluso triples o cuádruples y pueden estar separados o unidos.

Son muy sencillos de colocar, basta con deslizarlos por el pene hasta su base y, en caso de los testículos igual, con cuidado los pasas por dentro del aro y ¡a disfrutar!

Sus modelos son muy variados tanto si vibran como si no. Entre los más comunes encontramos

El anillo esparcidor

El que se ata alrededor de cada testículo con unas tiras que se unen al aro

El que incorpora una bala vibradora sobre el aro

Los anillos que incorporan pesas atadas a una correa que rodea el escroto

Los anillos con un pequeño plug anal incorporado

Los anillos para el pene son un excelente juguete sexual tanto para chicas como para chicos, ya que además de incrementar vuestro placer, la presión del anillo ayuda a retardar la eyaculación y a mantener una erección más firme y duradera.

Usados durante el sexo vaginal estimulan a la vez el pene y el clítoris.

El mercado está repleto de una gran variedad de estos accesorios, los podemos encontrar hasta en las farmacias.

Su característica principal es que son flexibles para dejar circular la sangre, no obstante los hay de distintos tamaños.

Aseguraos de dar un descanso al pene y moved el anillo un poco transcurridos 30 minutos más o menos para oxigenar los tejidos eréctiles. 

Por supuesto si tienes problemas de coagulación o diabetes primero consulta con el médico antes de usar un anillo.

Los que se venden en farmacia suelen ser desechables: su batería dura aproximadamente 20 minutos y su material no es esterilizable, por lo que no se puede usar más de una vez.

Por otro lado tenemos los que son a pilas o recargables que duran mucho tiempo y se limpian fácilmente para que puedas volver a usarlos cuando quieras.

Ambos tipos son perfectamente compatibles son el uso del preservativo, recordad que hay que protegerse siempre.

Estos juguetes son como todos, cuanto más lo usas más te gusta pero puede haber excepciones. 

Yo os recomiendo que la primera vez utilicéis un anillo desechable por si no os gusta.

Todo es cuestión de acostumbrarte a las nuevas sensaciones y probar las posturas con las que te sientas mejor.

Os animo encarecidamente a probarlos: ya sea por la estimulación que ofrecen a ambos sexos, por lo sencillo y fácil de usar que es y por su bajo precio.